top of page
  • Valeria Rodríguez

Dale la dirección correcta a tu organización con objetivos claros


Estamos en pleno cierre del año, las festividades están a la vuelta de la esquina, y con ello la productividad laboral comienza a declinar. Resulta necesario comenzar la planeación estratégica de los objetivos, tanto personales como profesionales. Contar con una idea clara de los objetivos que como empresa u organización tenemos, nos ayudará a terminar bien el año y fijar una estrategia bien planeada y organizada de lo que nos espera en el próximo.


Pero, ¿qué es la planificación estratégica de objetivos?


Se refiere al proceso en el que se establece la dirección de la organización o empresa. Se evalúa su estado presente y se determina su futuro a mediano y largo plazo. Realizar el proceso hace que todos los miembros del equipo de trabajo tengan clara la misión, la visión y los objetivos del año entrante, de manera que todo el equipo se dirige hacia una misma dirección.

Una planeación estratégica de objetivos tiene características puntuales que no deben de faltar al llevarla a cabo en nuestra organización. A continuación te presentamos algunas de las características imprescindibles de este proceso:

  • Análisis de la situación actual: Es importante evaluar la posición presente de tu organización y examinar hacia dónde se quiere llegar.

  • Planificación a largo plazo: Al considerar las oportunidades actuales y futuras, debes aprovechar eficientemente tus fortalezas y trabajar en tus debilidades.

  • Concentración de los recursos: Aprovecha los elementos de tu organización, así como sus fortalezas en las actividades importantes y prioritarias.

  • Factores internos y externos: Para una planificación exitosa es importante considerar ambos, incluso los que están fuera de tu alcance.

Actualmente, existen diferentes modelos de planificación estratégica de objetivos que te ofrecen diversas formas de determinar los objetivos anuales, tanto generales como específicos de tu organización.


El primer punto fundamental a destacar es que todos los objetivos que establezcas deben ser específicos, medibles y viables. Un método sencillo y sumamente efectivo a la hora de elaborar los objetivos, es la metodología SMART.

SMART, es el acrónimo en inglés que define a los objetivos como:

  1. Específicos: Fija metas concretas, con la intención de que estas sean más factibles.

  2. Medibles: Tus objetivos deben de contar con alguna manera de cuantificar su desempeño, ya sea a través de una fecha límite, un cambio porcentual o un resultado.

  3. Alcanzables y Realistas: Al establecer este tipo de objetivos se debe de tomar en consideración los recursos reales y dentro del ámbito de lo posible.

  4. De duración limitada: Es importante que tanto tu proyecto como sus objetivos tengan un periodo de tiempo bien determinado, esto con el propósito de que tu proyecto no experimente periodos eternos de prolongación.

Ya sabemos cómo plantear objetivos en nuestro proyecto o empresa, ahora el siguiente paso es detallar los resultados clave para cada uno de ellos.


La metodología OKR, (por el acrónimo en inglés Objectives and Key Results), tiene como objetivo medir de manera cuantitativa y cualitativa el progreso del equipo de trabajo en el cumplimiento de los objetivos establecidos.


Los resultados clave o KPIs se definen como la métrica que te permitirá medir el progreso del objetivo determinado previamente. Es recomendable generar hasta 5 resultados clave por cada objetivo fijado, los cuales se aconseja evaluar de manera trimestral y anual para así poder actualizar o modificar tareas o actividades de nuestro equipo. Este método nos permitirá conocer si los objetivos previamente definidos no fueron suficientemente ambiciosos, o si, por el contrario, las actividades realizadas no aportaron lo esperado al cumplimiento del objetivo.


Es importante recordar que para el buen funcionamiento de esta metodología es necesario formar los objetivos de acuerdo a los criterios SMART; es decir, llevar a cabo un seguimiento de manera regular, delegar a un responsable, mantener comunicados e informados a todos los miembros del equipo y siempre plantear escenarios realistas que se apeguen a la situación real de la empresa y del mercado.


Ya vimos cómo realizar una planeación estratégica de objetivos, pero también es importante conocer los beneficios que traerá a nuestra organización:

  1. Mejora la comunicación interna: Logra que todos los niveles de la organización estén en sintonía con los objetivos establecidos.

  2. Brinda claridad sobre el camino a seguir: Impacta de manera positiva en el ambiente y rendimiento de la organización.

  3. Establece las áreas de crecimiento: Permite hacer uso y aprovechar al máximo los recursos de la organización.

  4. Incrementa el compromiso: Aumenta la motivación del personal hacia la organización.

  5. Administra el tiempo de manera más eficaz: Realiza actividades de manera más rápida y efectiva.

  6. Aumenta la rentabilidad del proyecto: Que a su vez mejorará la rentabilidad de tu empresa.

Plantea correctamente tus objetivos, emplea diferentes metodologías y realiza un seguimiento puntual para dar la dirección correcta a tu organización con tu planeación estratégica.


Si te interesa aprender a gestionar tus tareas, administrar tus tiempos y dominar funcionalidades para mejorar tu productividad, visítanos en www.orkesta.net/smartsheet o bien escríbenos a info@orkesta.net para brindarte atención personalizada.